Inspirada en la maravillosa ciudad de París, la colección 2017 es el glamour de los diseños de los años veinte con un dejo de aire minimalista. Se caracteriza por la ausencia absoluta de la corsetería tradicional y por vestidos de dos piezas con múltiples texturas.
Encajes chantilly, sedas naturales, tules bordados a mano y “primera piel”, son algunos de los géneros que te propongo en esta colección. Elegancia y feminidad se conjugan en un vestido que te permitirá disfrutar de cada uno de los momentos de la fiesta sin resignar comodidad.