détails vs journeés

Las pruebas de tu vestido

Cuando viene una novia por primera vez, es toda una aventura. En general yo les pregunto de todo!
Donde fue la propuesta, hace cuanto son novios, cómo se conocieron, donde se va a casar, destino de luna de miel, porque eligieron la fecha, todo! Me gusta interiorizarme y saber todos sus gustos. Así es más fácil diseñar, teniendo algunos conocimientos de como es y que le gusta.

Hace poco hice un seminario de estilos de novias. La verdad es que para un diseñador, es necesario tener todas las herramientas posibles sobre el estilo y look que quieren para su día, es fundamental a la hora de diseñar juntas el vestido.

Una vez pasada la primera cita, donde nos conocemos, charlamos de todo e imaginamos el vestido y seleccionamos los tejidos, surge la prueba número uno. Ahí es cuando se ven por primera vez, y a la vez no ven nada, ya que primero se hace la base del vestido. O sea que lo que a la novia más le interesa, en la primera prueba no se ve.
Yo les pido que, la primera vez, traigan los zapatos, o si todavía no los tienen, que traigan algunos del mismo taco o parecido, para verse más estilizadas. Y también que vengan con el pelo prolijo, y si pueden con algo de make up, ya que es difícil para alguien que no está en el tema, imaginarse como va a estar ese día.

Para la segunda prueba ya estamos más avanzadas. La novia cuando llega y ve su vestido con mas forma, ya es otra cosa. Esta mas predispuesta y contenta. Recomiendo siempre venir con la misma persona, o sola. Las novias necesitan la aprobación de su madre, su hermana, o mejor amiga. Siempre. O casi siempre. Y eso, muchas veces, juega en contra.
Entonces es difícil si viene un día con una, otro día con otra, etc. Todas opinan distinto, porque todas tenemos gustos distintos, entonces hacen que la novia se ponga insegura y eso genera un mal clima.

El diseño se pacta en la primera cita, aunque casi siempre sufre modificaciones, pero siempre manteniendo el estilo y diseño original. No podemos pasar de un vestido con falda plato a uno con corte sirena. Ahí serian dos vestidos distintos. Con lo cual, si la novia viene sola, es solo ella la que decide por su vestido, es ella la que va a ser la protagonista ese día, y es la que debe decir sí o no a las consultas mías y de la modista.

Consejo: Tené siempre en cuenta esto, ya que pasa muchas veces que se termina cambiando de diseño por las opiniones ajenas.

La tercera o cuarta es la prueba es la definitiva.
Ese día en general se lo llevan, salvo si tenemos que hacer alguna modificación, ya que muchas novias adelgazan, 2 kilos mínimo, en la última semana.
Recomiendo siempre que no hagan dieta, no porque no quiera ajustar el vestido, sino porque muchas novias adelgazan quizás 10 kilos para la boda, y los cuerpos y sus caras cambian mucho, entonces se ven irreconocibles y no terminan del todo contentas.

El cuerpo de una es único. Somos como somos. Mas flacas, más altas, más bajas, mas gorditas, pero lo más importante es lo que llevamos adentro. Eso no tiene “peso” ni nada superficial, es lo que somos y eso es lo que hace a una persona ser única.

Entonces si estás pensando en casarte y en someterte a una dieta, te recomiendo que lo pienses mucho antes.

DEJÁ TU COMENTARIO